Apoyo a víctimas de violencia sexual y basada en género

Tu…

  • ¿Has discutido a menudo con tu pareja/ex-pareja?
  • ¿Tienes miedo de tu pareja, hijos u otros hombres?
  • ¿Has sufrido humillación ante familiares y amigos?
  • ¿Has sido insultada u ofendida?
  • ¿Has sido agredida físicamente?
  • ¿Te has visto obligada a hacer algo en contra de tu voluntad?
  • ¿Has tenido relaciones sexuales forzadas?
  • ¿Has sido forzada a intercambiar sexo por comida, abrigo o dinero?
  • ¿Tienes prohibido encontrar amigos o familiares?
  • ¿Tienes prohibido salir de casa?

Si contestaste “sí” a cualquiera de las opciones arriba, puede ser víctima de violencia sexual y de género.

Ecuador cuenta con una extensa red de organizaciones que trabajan para proteger y garantizar la seguridad de personas que han sufrido o están en riesgo de sufrir violencia sexual y basada en género. El ACNUR, en conjunto con otras organizaciones de las Naciones Unidas como el UNFPA y OIM,  y organizaciones de la sociedad civil, trabajan para garantizar que todas las personas en situación de movilidad humana puedan acceder a estos servicios a través de la Red Regional de Espacios Seguros.

¡Importante!

  • No importa tu situación migratoria, tienes el derecho de recibir atención médica y protección inmediata en Ecuador.
  • Si has sido víctima de violencia sexual, necesitas atención médica inmediata. Para eso, debes buscar un hospital o centro de salud lo más pronto y – de preferencia – dentro de las primeras 72 horas posteriores la situación de violencia.
  • Si necesitas más información o apoyo para acceder a los servicios disponibles, puedes acercarte al ACNUR,  UNFPA u otras organizaciones especializadas en la protección de personas víctimas de violencia sexual y de género. Recibirás atención con dignidad y respeto, y se garantizará tu seguridad y la confidencialidad de la información.
  • No sólo mujeres son víctimas de violencia sexual y de género. Niñas, ninos, adolescentes, personas LGBTI+, adultas/os mayores también pueden ser víctimas. Todas las personas tienen el derecho de buscar apoyo.