Informativo a las personas refugiadas y inmigrantes indocumentadas en Brasil

La pandemia provocada por el coronavirus generó una serie de medidas legales con el objetivo de frenar el avance de la COVID-19 en base a la disminución de la circulación de personas.

Entre estas medidas, existen reglas de restricción de entrada a Brasil por vía terrestre (comúnmente conocida como medida de “cierre de fronteras”) que siguen vigentes debido al agravamiento de la pandemia en el país.

Mediante estas medidas restrictivas, la persona refugiada o inmigrante que ingresó al territorio nacional por vías alternativas (“trochas”) después del 18 de marzo de 2020 puede tener dificultades para solicitar la condición de refugiada u obtener otro tipo de permiso de residencia.

Para la población venezolana: En su última actualización, la Ordenanza ahora permite la entrada de venezolanos y residentes habituales de Venezuela que sufren la crisis humanitaria, por vía terrestre o aérea a través de cualquier punto fronterizo. También permite la regularización migratoria de venezolanos y residentes habituales en Venezuela que sufren la crisis humanitaria, que ingresaron a Brasil de manera irregular durante una pandemia, es decir, a partir del 18 de marzo de 2020, con permisos de entrada.

A los que se encuentren en esta situación se les podrá notificar que abandonen el país voluntariamente en un plazo de 60 días, bajo pena de multa. Sin embargo, es importante que sepa que si aún desea permanecer en Brasil, los inmigrantes indocumentados tienen garantizado el acceso a los siguientes servicios y derechos:

CPF
La Hacienda Federal de Brasil (Receita Federal) garantiza la emisión de CPF para personas refugiadas y inmigrantes indocumentadas (Nota Cogea nº 02, 20 de janeiro de 2021).

Para solicitar el CPF, acceda al siguiente enlace: https://servicos.receita.fazenda.gov.br/Servicos/CPF/InscricaoCpfEstrangeiro/default.asp

Después, envíe un correo electrónico a [email protected] con la preinscripción y los documentos solicitados.

SALUD
La atención integral de la salud en Brasil se realiza independientemente de la presentación de documentos y el estado migratorio. Esto es lo que autoriza la Constitución Federal (art. 5, caput), la Ley de Migración (art. 4, VIII) y la Ley 8.742 / 1993 (art. 19, p. Único).

Por lo tanto, toda la red del SUS (hospitales, UPA, UBS, etc.) es accesible para las personas refugiadas y inmigrantes indocumentadas, quienes incluso tienen derecho a ser vacunadas gratuitamente contra COVID-19 en Brasil.

EDUCACIÓN
También se garantiza el acceso a la educación pública a las personas refugiadas o inmigrantes independientemente de la regularidad de la condición migratoria, según la Ley 13.445 / 2017 (art. 4, X).

La Resolución nº 1/2020 del Consejo Nacional de la Educación también garantiza que la falta de documentos no puede impedir el derecho de inscripción de los niños, niñas y adolescentes refugiados y migrantes en las redes públicas de educación básica en Brasil.

BANCO
Para abrir una cuenta bancaria en Brasil, la persona refugiada o inmigrante sin documentos emitidos en el país puede presentar otro documento de identificación reconocido, como el pasaporte o cédula de identidad del país de origen (Instrucción Normativa BCB nº 2, de 3 de agosto de 2020).

Cada banco, sin embargo, realiza una evaluación de seguridad interna para aceptar un documento extranjero. En este sentido, la Defensoría Pública da União (DPU) ya recomendó a las instituciones bancarias que los documentos de identificación de los países de origen, como pasaportes, cédulas de identidad o cédulas consulares son documentos capaces de acreditar la identidad civil de las personas refugiadas y inmigrantes, independientemente de su situación migratoria. Si hay una negativa, se puede buscar ayuda.

Además, las cuentas con un límite bajo en el monto depositado (hasta R$ 5.000,00) se pueden abrir por teléfono celular y ingresar algunos datos como nombre y CPF (Cartilla de Información Financiera). También es garantizado que las personas refugiadas o inmigrantes indocumentadas abran una cuenta de ahorro social digital, que no requiere la presentación de documentos (Decreto nº 10.316 / 2020 – art. 11, p. 1, I).

BENEFICIOS SOCIO-ASSISTENCIALES

Además de la decisión del STF, la Defensoría Pública ya aclaró que el derecho a la asistencia social está garantizado a todos las personas que residen en Brasil, independientemente de su situación migratoria regular o irregular (Ofício Circular nº 3578466/2020, abril/2020).

Así, siempre y cuando cumplimente las reglas específicas para la obtención de beneficios, como “bolsa família” o “auxilio emergencial”, el inmigrante indocumentado podrá solicitarlos, registrándose en CadÚnico a través de CPF. Acuerdate que para retirar el beneficio depende de tener una cuenta bancaria.

Material elaborado por Caritas Arquidiocesana de São Paulo.