Educación financiera y apertura de cuenta bancaria para refugiados y migrantes

Por Diogo Felix, ACNUR Brasil

¿Cuáles son las formas de crédito existentes? ¿Cómo elaborar un presupuesto doméstico? ¿Qué documentos son necesarios para abrir una cuenta bancaria? En el marco de la conferencia de Educación Financiera para Inmigrantes, celebrada el pasado viernes (12), en la sede del Banco Central de Brasil (BCB) en Río de Janeiro, con el apoyo del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y del Programa de Atención a los Refugiados (PARES) de Cáritas RJ.

El evento reunió a 25 personas migrantes o en situación de refugio y se dividió en dos momentos. En el primero, el analista del Banco Central, Fabiano Alberton, habló sobre gestión de finanzas personales, dando consejos para la planificación de gastos, orientando sobre el funcionamiento de los intereses y explicando peculiaridades del sistema de crédito brasileño, como el cheque especial.

Los presentes, provenientes de países como Angola, Nicaragua, República Democrática del Congo y Venezuela, también recibieron sugerencias de aplicaciones como la Calculadora del Ciudadano, del BCB, que auxilia, por ejemplo, como referencia en el cálculo de financiamientos con prestaciones fijas.

En el segundo momento de la conferencia, el defensor público de la Unión, André Ordacgy, sacó dudas sobre la apertura de cuenta bancaria por migrantes, refugiados o solicitantes de refugio. Aunque la diversidad del grupo también se verificaba en el tiempo de vida en Brasil, que variaba de dos meses a diez años, eran comunes las historias de dificultades en bancos, como la del venezolano Oscar Santander, que tardó seis meses para conseguir abrir su primera cuenta en el país, o la de la compatriota Yennifer Zárate, de quien fue exigida hasta cartera firmada.

Según el coordinador general del Comité Nacional para los Refugiados (CONARE), del Ministerio de Justicia, Bernardo Laferté, el inmigrante puede solicitar apertura de cuenta en cualquier institución bancaria del país, ya sea pública o privada. Para ello, basta con llevar el Protocolo de la Solicitud de Refugio, que es emitido por la Policía Federal. La carta circular del Banco Central nº 3.813, de 7 de abril de 2017, garantiza que el protocolo es un documento hábil para la apertura de la cuenta.

El desconocimiento de los bancos es el principal obstáculo

En la práctica, sin embargo, muchos bancos todavía rechazan el Protocolo como documento de identificación válido, impidiendo el acceso de migrantes y refugiados al derecho de abrir una cuenta. Lo mismo sucede cuando el documento presentado es un pasaporte vencido. Para Ordacgy, aunque la información no está clara en la carta circular del BCB, el pasaporte, incluso fuera de validez, debe ser aceptado como documento de identificación.

Otra dificultad para la apertura de cuentas se refiere al comprobante de residencia, que, de acuerdo con la carta circular, debe ser una cuenta de consumo de agua, energía eléctrica o teléfono, pero que, según el defensor público, no necesita necesariamente estar en el mismo nombre del futuro correntista. Como es común que las personas en situación de refugio vivan de favor en casa de conocidos o de alquiler en comunidades donde no hay cobros de consumo, Ordacgy explica que es posible llevar una declaración de residencia con firma reconocida del locatario, en el primer caso, o de la la asociación de vecinos, en el segundo caso.

Para el defensor público, que es nieto de sirios, la existencia de tantos escollos para la bancarización de los refugiados, solicitantes de refugio y migrantes muestra que es fundamental la inversión en entrenamiento de personal en las instituciones bancarias. Al mismo tiempo, coloca a la DPU a disposición de quien lo necesite.

“Todos que se encuentren en una situación de impedimento para abrir cuenta en el banco deben buscar la Defensoría Pública de la Unión.”

La sede de DPU está ubicada en la Avenida Presidente Vargas, 62, en el Centro de Río de Janeiro (la lista con otras unidades de DPU en capitales brasileñas puede ser encontrada aquí). Las reclamaciones contra bancos también se pueden hacer al Banco Central de Brasil de tres maneras: por el sitio de la institución, por el teléfono 145 o de forma presencial, en la sede del BCB (Avenida Presidente Vargas, 730). El Banco Central no actúa sobre el caso individual del ciudadano, pero las denuncias ayudan en el proceso de regulación y fiscalización del sistema financiero.

Las personas en situación de refugio o migrantes también pueden llevar una copia de la carta circular del Banco Central nº 3.813 a la institución bancaria en la que desea abrir una cuenta. Si no tiene medios de imprimir el documento, es posible solicitar una copia en la sede del PARES Cáritas RJ, que está ubicada en la calle San Francisco Xavier, 483. Si usted está en otra ciudad, busque una organización socia del ACNUR.