Solicitando la condición de refugiado

¿Quién es un refugiado?

De acuerdo con la normativa en Guatemala, se considera refugiado una persona que:

  • Se encuentra en Guatemala porque se vio obligada a huir de su país de origen debido al temor de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, opiniones políticas;
  • Se encuentra en Guatemala porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por situaciones de violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que han perturbado gravemente el orden público;
  • Ha sufrido persecución a través de violencia sexual u otras formas de persecución de género o por orientación sexual;
  • No puede o no quiere regresar a su país debido a sus temores.

Si has sido forzado a huir de tu país de origen debido a una de dichas razones, puedes solicitar la protección internacional (el asilo) de Guatemala para ti y tu grupo familiar.

Es importante que sepas que los oficiales de migraciones y funcionarios guatemaltecos no podrán negarte el acceso al territorio de Guatemala y no podrán expulsarte hacia el país donde tienes miedo a regresar.
La solicitud de asilo solo representa el primer paso para ser finalmente reconocido como refugiado. Luego de la solicitud deberás realizar una entrevista, donde podrás contar de forma confidencial porque tuviste que salir de tu país. Luego, las autoridades determinarán si calificas como refugiado.

Si tu caso fuera rechazado, podrás presentar una apelación para reconsiderar la información. La Pastoral de Movilidad Humana pone a tu disposición los servicios de un abogado que puede apoyarte con el proceso la apelación de forma gratuita.